Layering, el truco de estilo que sienta bien a todos